4/09/2013

Carta de Maria Esther Biscayard , madre de Plaza de Mayo platense,


Queridos Amigos:

La ciudad no termina de digerir este desastre.Los servicios siguen con deficiencias grandes. Se vuelve a cortar la luz, falta agua potable,, hay dificultad hasta con los celulares. Mi familia, hija, nietos, todos se vieron afectados. Voladura de techo, agua a más de 1 metro y medio dentro de las casas, auto inundado, todo lo imaginable y mucho más. La población muestra una solidaridad ejemplar, como siempre en esta ciudad- pueblo todavía un poco provinciana- por suerte! Y después vienen esas cararrotas K a robarle la foto a los de acá, que tampoco son ninguna maravilla. El problema es que ni siquiera con tonelada de ropa, alimentos, medicamentos que donan la gente de los barrios menos tocados, se normaliza la situación porque no saben organizar la distribución, de la que al fin se ocupan los voluntarios jóvenes y no tanto.Pero no engañan a muchos, ayer en mi barrio hubo un saqueo a Carrefour- a dos cuadras de mi casa y pude ver que no había ningún pobre llevándose cosas. Estuvo preparado para joderse entre candidatos de uno y otro bando del peronismo.En la esquina, una asamblea de taxistas, pequeños empleados,negociantes, vecinos que la tienen clara,decían se creen que somos boludos!. Por supuesto yo estaba de parabienes en esa pequeña asamblea espontánea.

Interesante, pero el dolor lo palpás en el silencio de las calles, desconocido por aquí.Recién llaman a la puerta preguntando si tenía algo para donar...Además de mi bronca, que no me hace nada bien,lo que más hago es difundir una verdad que no figura en los medios.La chica que trabaja en casa y vive en uno de los barrios "carenciados" como los llaman con mucha delicadeza, me cuenta que cuando llegan los paquetes los distribuye el puntero del barrio,se reparten según orden de adhesión al gobierno-que él conoce muy bien y hasta selecciona y deja aparte unas zapatillas que le vienen bien. Canallas!

Creanmé- como si este pedido fuera necesario!-aquí no hay organización oficial que valga. La lluvia paró, la inundación se aleja pero los cerca de cientos de miles de personas cuyas vidas pasa por circunstancias catastróficas y no poseen vinculaciones políticas ni alineamientos "puenteriles" siguen sin agua- potable o no ,algunos viven en la vereda de las calles- pobres,por supuesto o no tanto- carece de la posibilidad de re-abastecerse de todo lo escaso que tenía y sin orientación oficial padece el sufrimiento suplementario de no saber adónde dirigirse. Sin recursos para comprar los diarios de la ciudad- que podrían tener la oportunidad de superar su prestigio distribuyendo gratuitamente el cómo y dónde encontrar una solución para sobrevivir , sin esperar que los dirigentes de la sociedad aprendan, algunas veces se resignan o miran para otro lado, otras veces descalifican al vidente que los ayudaría a ver y otras penan día y noche entera por encontrar la salida por sobrevivir hasta mañana.

Otros ven que hoy no llueve.

Gracias por acordarse de mí.

Aclaro, por si fuera necesario, que no integro ni adhiero a ningún partido político y " solamente" soy una más de las Madres de Plaza de Mayo después de mucho tiempo de luchar por los Derechos de los más explotados.

María Esther Biscayard

María y sus hijos