8/12/2017

COMUNICADO PÚBLICO COMUNIDADES MAPUCHE TEHUELCHE

" Exigimos la aparición con vida de Santiago Maldonado"

MapuTehuel

“Nosotros, las comunidades Mapuche-Tehuelche: VUELTA DEL RIO, SANTA ROSA LELEKE, LOF CAYUN (Lago Puelo), LOF CAÑIO, ÑIRIPIL (Buenos Aires Chico), ÑAMKULAWEN LOF (Comodoro Rivadavia), NEWEN MOLFUN ( Pico Truncado), CALFU NAO (Trelew) , nos solidarizamos con los familiares de Santiago Maldonado desaparecido en un contexto de represión a una comunidad mapuche, y exigimos su aparición con vida a todas las autoridades políticas, judiciales y demás fuerzas represivas responsables y cómplices de que esta situación haya llegado a las instancias actuales”. Inicio del pronunciamiento Mapuche/Tehuelche que completo, brindamos más abajo. 

El en el texto, los compañeros afirman: “En defensa de la vida de todos y denunciando las injusticias a las que todos estamos expuestos: Nosotros Comunidades Mapuche- Tehuelche decimos que “Siempre estuvimos, estamos y estaremos en nuestro territorio y defenderemos una vida digna en ellos”.

Nosotros, comunidades Mapuche-Tehuelche repudiamos enérgicamente el accionar represivo del estado en sus distintas instancias, una vez más, en contra del Pueblo Mapuche, la criminalización de la protesta social y el nulo valor que la vida tiene para el gobierno. Somos conscientes que un hecho como este se puede repetir y que ninguno de nosotros está –y nunca estuvo- exento a sufrir el autoritarismo y arbitrariedad estatal. Ante esto nos preguntamos: ¿A cambio y en pos de qué intereses mezquinos y egoístas desaparece una persona? Nos preguntamos: ¿En nombre y justificación de qué, como parte de los Pueblos Originarios de este país, tendríamos que aceptar que nos nieguen y atenten en contra de la defensa de nuestras vidas, de nuestros territorios y de nuestras subsistencias?

Para nosotros, que venimos resistiendo ancestralmente por existir desde el principio de los tiempos, los engaños, la manipulación, los hostigamientos por parte del estado — y sectores privados— y las persecuciones, forman parte de nuestra historia de vida colectiva. Nuestros papay; lonkos; pillan kushe; kuifikecheyem fueron avasallados y, desde entonces, se ha persis-tido en quitarnos toda posibilidad de autodeterminar nuestras vidas comunitarias. Hoy, cuan-do la historia da testimonio de que somos lo que el genocidio del estado dejó, nuestras memorias nos cuentan cómo sobrevivimos y por qué aún estamos vivos. Entonces, porque esto ya nos pasó, hoy estamos con la familia de Santiago, los acompañamos y nos solidarizamos con ellos.

Porque nosotros, Comunidades mapuche tehuelche, nunca convalidaremos el silenciamiento, la desinformación, la negligencia, el miedo, el agravio a la vida, las mentiras. También decimos que esto es una prueba más del fracaso con el modo en que las autoridades vienen abordando la realidad que plantean las Comunidades Indígenas. También es el resultado de la falta histórica de políticas de acceso a la tierra y al territorio, la falta de diálogo por parte de las autoridades municipales, provinciales y nacionales, ignorancia y falta de preparación de funcionarios e interlocutores que el estado designa para tratar las cuestiones relativas a los Pueblos Originarios. También es la falta de comprensión de que existe una deuda histórica del Estado con los Pueblos Originarios que se debe reparar con diálogo, igualdad, respeto y autocrítica por parte del Estado, y no con violencia, represión, provocaciones y discriminación. Es el resultado de instituciones ausentes como el INAI, el IAC y Dirección de Asuntos Indígenas de la provincia que no ponen en vigencia nuestros Derechos consagrados en la Constitución y Tratados Internacionales. Y es el resultado, también, de la incapacidad y falta de voluntad que han demostrado amplios sectores de la sociedad para revisar nuestra propia historia colectiva y prefieren, en cambio, quedarse en el agravio y la descalificación.

En defensa de la vida de todos y denunciando las injusticias a las que todos estamos expuestos: Nosotros Comunidades Mapuche- Tehuelche decimos que “Siempre estuvimos, estamos y estaremos en nuestro territorio y defenderemos una vida digna en ellos” y reiteramos que exigimos la aparición con vida de Santiago Maldonado.

Marichi weu, Marichi weu, Marichi weu, Marichi weu 

EMVyJ : APARICIÓN CON VIDA YA! DE SANTIAGO MALDONADO. ¡EL ESTADO Y EL GOBIERNO SON RESPONSABLES!

PRONUNCIAMIENTO 11/8/2017
APARICIÓN CON VIDA YA! DE SANTIAGO MALDONADO.
¡EL ESTADO Y EL GOBIERNO SON RESPONSABLES!

Desde el martes 1º de agosto, se encuentra desaparecido Santiago Maldonad o, luego de la brutal represión de gendarmería al interior del Lof en Resistencia de Cushamen (Chubut) por parte de más de cien efectivos de esa fuerza nacional de la que es responsable la ministra de Seguridad de la Nación Patricia Bullrich. Cada vez más testigos confirman que el joven fue cercado por agentes de Gendarmería, golpeado y trasladado en una camioneta.

Santiago Maldonado se encontraba en un acampe en solidaridad con la lucha de la comunidad mapuche donde pasó la noche, y se encontraba presente en el momento en el que las fuerzas federales ingresaron ilegalmente al lof de Cushamen en Chubut, predio recuperado por la comunidad mapuche, disparando balas de goma y destruyendo todo a su paso.

La desaparición de Santiago se da en el marco de una tremenda represión en la provincia de Chubut contra la comunidad mapuche que reclama su derecho a ocupar sus tierras ancestrales. Desde comienzos de este año, el gobierno provincial y el gobierno nacional han desplegado una cacería de brujas sobre el pueblo mapuche en defensa de los usurpadores de sus tierras como los empresarios Lewis y Benetton. Así, con el fin de disciplinar a la comunidad, la Gendarmería detuvo nuevamente, a fines de junio, al lonco  Facundo Jones Huala, aunque la justicia argentina no tiene causas contra él y ya se había expedido en cuanto a declarar la nulidad del pedido de extradición del gobierno chileno.

La represión del 1º de agosto fue dirigida personalmente por el Jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad y ex defensor de genocidas, Pablo Noceti, que  acusa de terroristas a los miembros de la comunidad y a quienes los apoyan. En el mismo sentido, distintos sectores de la prensa pro-gubernamental han respondido al pedido de aparición con vida de Santiago con la acusación de terrorismo hacia el pueblo mapuche.

La Gendarmería detuvo a Santiago, por lo tanto el gobierno nacional no puede responder que no sabe dónde está, ni negar la detención de Santiago, ni, como declaró la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, decir que no sabía si Santiago Maldonado estaba en la movilización porque “todos estaban encapuchados”Santiago fue detenido por la Gendarmería y el gobierno nacional es responsable.

Denunciamos también que el anuncio de una supuesta recompensa esconde una trampa, pues cuando aclara que sólo se tendrá en cuenta “a aquellas personas que no hayan intervenido en el hecho delictual”, pretende dejar afuera a los miembros de la comunidad que vieron la detención de Santiago.

Exigimos la indagatoria inmediata de los miembros de la Gendarmería Nacional que participaron de la represión y de Pablo Noceti (Secretario de Gabinete del Ministerio de Seguridad) que dirigió la represión. La única seguridad para los testigos es que los represores estén en prisión.

¡Fuera Patricia Bullrich del Ministerio de Seguridad!

Desde el Encuentro Memoria Verdad y Justicia responsabilizamos al gobierno nacional y al gobierno provincial por la desaparición de Santiago Maldonado y exigimos su Aparición con vida ¡YA!
ü  Basta de persecución a los pueblos originarios.
ü  Libertad a Facundo Jones Huala.
ü  Aparición con vida YA! de Santiago Maldonado.
ü  El gobierno nacional y el Estado son responsables.
ENCUENTRO MEMORIA VERDAD Y JUSTICIA

Comunicado de la resistencia mapuche ante desaparición del anarquista Santiago Maldonado

Resistencia Ancestral Mapuche 

* Santiago Maldonado “el Lechu”, compañero anarquista en la defensa del pueblo mapuche, desaparece en manos de la Gendarmería argentina

El 1 de agosto de 2017 las fuerzas represivas del estado argentino allanaron con brutal violencia el Lof de Resistencia Mapuche de Cushamen, provincia de Chubut, al sur del país y próximo a la frontera chilena. Este territorio, originario del pueblo mapuche, les fue arrebatado por el gobierno para ponerlo a disposición del capitalismo y la devastación. Y así continuar con el hostigamiento y expolio que la población indígena enfrenta desde la formación de los estados argentino y chileno (fronteras, además, que no se corresponden con el territorio ancestral indígena y por el que no pueden moverse libremente).

Expolio que comenzó ya mucho antes, desde lo que llaman “descubrimiento” de América: inicio de una masacre colonizadora que nunca terminó y que sin crítica ni responsabilidad alguna se sigue enseñando como un logro en las escuelas del estado español.

Cualquier tipo de devastación les sirve de negocio: la tala forestal, la extracción de petróleo, las centrales hidroeléctricas, las infinitas hectáreas de cultivos transgénicos, o como en este caso: la explotación animal, pues estas tierras se las apropió la empresa italiana Benetton (Compañía de Tierras del Sud Argentino) y en ellas explotan a cien mil ovejas para la producción de lana.

La Gendarmería entró en la comunidad disparando balas de plomo y pelotas de goma, agrediendo a la gente y quemando sus pertenencias. Alguna gente cruzó el río para escapar y varias personas declaran haber visto como pegaban y se llevaban a alguien en una camioneta.

Desde entonces no se sabe nada de Santiago Maldonado. En ninguna de las comisarías de la región se registra su ingreso y la ministra de seguridad de la nación, Patricia Bullrich, ha demorado cinco días en decir que no se conoce su paradero y que Gendarmería no está implicada.

Este allanamiento no es un caso aislado: ocurrió en el mismo Lof el enero pasado y forma parte de la cotidianidad del pueblo mapuche y todas las comunidades indígenas, que resisten y enfrentan cada día el hostigamiento físico y psicológico por parte de las fuerzas de estado. Y esto quiere decir: balas de plomo, destrozo de sus casas y pertenencias, agresión física y verbal, intimidación, ilegales procesos de espionaje y montajes políticos y policiales para justificar el encarcelamiento de sus miembros más activos. Este es el caso de Facundo Jones Huala, lonko mapuche detenido en junio, encarcelado en Esquel y en huelga de hambre actualmente.

Poco después de una manifestación exigiendo la libertad de Facundo en la que hubo nueve detenidos en la ciudad de Esquel, fue que la Gendarmería intervino en el Lof de resistencia Cushamen y secuestraron a Santiago.

El mismo jefe del gabinete de seguridad del estado, Pablo Nocetti, declara estar coordinando las acciones represivas contra los miembros de la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM). Además avala las intervenciones violentas y allanamientos ilegales en las comunidades.

El RAM es un grupo de resistencia mapuche que lucha por recuperar la vida en el territorio originariamente habitado por su pueblo. Poder dar, así, continuidad a su existencia, que por todos los medios los estados quieren destruir. Porque esta existencia no se rige por sus normas y no admite la sumisión.

Este viernes 11 está convocada una manifestación a nivel nacional en Argentina, cualquier muestra de solidaridad desde este lado del Atlántico es importante.

Por favor difundan todo lo posible y estén al tanto de posibles convocatorias.

Basta de impunidad policial y terrorismo de estado
Por el fin del hostigamiento a la lucha mapuche y los pueblos originarios
Por la libertad de Facundo Jones Huala
Boicot a Benetton
Exigimos la entrega de Santiago Maldonado

3/22/2017

Conferencia de prensa del Encuentro Memoria Verdad y Justicia

 https://youtu.be/TfX7H3ikURY



Salón Consular del hotel Bauen- Buenos Aires

El Encuentro Memoria Verdad y Justicia convocó a una Conferencia de Prensa para presentar las actividades y cronograma de la marcha y acto que realizará el 24 de marzo en repudio al golpe genocida de 1976.
Al cumplirse 41 años del golpe del 24 de marzo de 1976 y, frente a un gobierno que pretende desconocer el carácter genocida de la dictadura y su consecuencia de 30.000 compañeros detenidos desaparecidos, el Encuentro Memoria Verdad y Justicia convoca a marchar bajo las consignas:

SON 30.000- FUE GENOCIDIO

- Contra la Impunidad de Ayer y de Hoy- No a la Reconciliación.

- No al ajuste, la entrega y la represion de Macri y los gobernadores.

- Cárcel común y efectiva a todos los genocidas- Perpetua a Milani.

La Conferencia de Prensa se realizó en el Hotel Bauen, para confirmar nuestro compromiso en defensa de sus trabajadores y en contra del desalojo que pretende el Gobierno Nacional.


https://www.youtube.com/watch?v=TfX7H3ikURY

1/24/2017

9.000 familias indígenas resisten en Argentina la presión de los terratenientes de la soja

El Mocase, el Movimiento Campesino de Santiago del Estero, aglutina desde los años 90 la lucha de las comunidades de esa provincia semidesértica argentina contra la progresiva ocupación de unas tierras en las que llevan siglos viviendo

Deolinda Carrizo, miembro de Mocase, denunció cómo los terratenientes amedrentan a los indígenas fumigando zonas habitadas y contratando paramilitares.

EDUARDO BAYONA (Publico)
@e_bayona


ZARAGOZA.—“Para nosotros es dificultoso disponer de un papel [de propiedad], pero un papel no da derecho a destruir un ecosistema”. Deolinda Carrizo, del Mocase (Movimiento Campesino Santiago del Estero), explicó este lunes en Zaragoza, en un acto convocado por el Comité de Solidaridad Internacionalista, la lucha que desde hace más de 25 años mantienen las 9.000 familias agrupadas en este colectivo contra el desalojo silencioso al que vienen siendo sometidos por terratenientes y grandes empresas que están extendiendo por esta provincia del norte de Argentina el monocultivo de la soja transgénica.

Santiago del Estero es una semidesértica provincia del noreste de Argentina –su superficie equivale a la de Castilla y León y Extremadura juntas, con 20.000 habitantes más que Guadalajara- que forma parte del Gran Chaco y a la que a principios de los 90 comenzaron a llegar propietarios de grandes extensiones de los que hasta entonces nadie había oído hablar.

Intensificaron el proceso de ocupación de tierras iniciado en la dictadura —ahora para implantar el monocultivo de la soja—y el desalojo de comunidades, muchas de ellas de pueblos originarios anteriores a la colonización. “No sabemos de dónde salían esos títulos, algunos eran prendas de deudas que habían acabado en el juzgado”, señala Carrizo.

“Lugares despreciados para el progreso”

El proceso, impulsado por “la necesidad de ocupar los lugares del país que habían sido despreciados para el progreso”, se intensificó en 1996, con la autorización para cultivar en Argentina soja transgénica, que hoy es prácticamente un monocultivo en la zona.
Y que lleva camino de agravarse con las políticas de Mauricio Macri, cuyo Gobierno ha eliminado los impuestos que gravaban la exportación de ese cultivo —también los del maíz y los productos mineros— y ha abolido el límite del 20% de la propiedad de la tierra al que podía acceder el capital extranjero.

El avance de las toperas, las máquinas que allanan lomas y deforestan llanuras, y de las vallas que agrandan las propiedades de terratenientes y empresas al tiempo que achican el espacio de las comunidades, se ve apoyada por dos estrategias cuyo objetivo es amedrentar a los indígenas, explica Carrizo: las fumigaciones indiscriminadas, incluso sobre los pequeños núcleos de población y sus escuelas, y la aparición de escuadrones de la muerte.
“Contratan paramilitares para expulsar a las familias”

“Están contratando a grupos armados paramilitares para expulsar a las familias. Se está reactivando la criminalización en la lucha por la tierra, como en los años 90”, indica, en una estrategia del terror que hace unos años se cobró la vida de dos activistas. Esas decisiones de Macri, anota, “están reactivando muchos conflictos” tanto en el norte como en el sur de Argentina, en la zona de los mapuches, como consecuencia de los procesos de acaparamiento de tierra.

“Muchas familias llevan siete, diez y más generaciones en esas tierras, y la ley ampara tanto a las comunidades históricas como a las familias que cultivan un terreno”

El inicio de las hostilidades hizo que las comunidades indígenas de Santiago del Estero comenzaran a organizarse. Normalmente, cada familia combina la crianza de cabras, vacas y chanchos (cerdos) con el cultivo de parcelas de 10 a 30 hectáreas de secano, más extensiones secas de varios miles con otros grupos, con cuya producción subsisten y suministran a los mercados locales.

“Muchas familias llevan siete, diez y más generaciones en esas tierras, y la ley ampara tanto a las comunidades históricas como a las familias que cultivan durante veinte años de manera pacífica un terreno”, explica Deolinda Carrizo, que sostiene que “logramos resistir de manera conectiva difundiendo el conflicto” cuando comenzaron a ser expulsadas y a perder sus tierras a principios de los 90. “No les interesa la soberanía de los pueblos, solo les interesa la soberanía de las corporaciones que vienen a romper nuestra forma de vida”, sostiene.

Fábricas y una escuela de agroecología

Mocase, integrado en Coloc (Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo) y en Vía Campesina —representa a más de 200 millones de campesinos de 164 organizaciones de 73 países—, ha apostado por dos líneas de trabajo para mejorar la situación de las comunidades de Santiago del Estero: fomentar la puesta en marcha de fábricas de transformación agroalimentaria y promover una Escuela de Tecnicatura Agroecológica en la que, desde hace ya diez años, la enseñanza de técnicas académicas se combina con la de las tradicionales.

“No les interesa la soberanía de los pueblos, solo les interesa la soberanía de las corporaciones que vienen a romper nuestra forma de vida”

El centro incluye estudios de disciplinas no agrarias, como arquitectura, medicina y comunicación, y sus planes de estudio combinan las estancias de los alumnos en universidades públicas con las que mantienen convenios con la realización de prácticas en las comunidades.

“El reto de Vía Campesina —señala Carrizo— es poner en marcha el Instituto de Agroecología latinoamericano”, una especie de universidad popular de esta disciplina que cuenta con el apoyo de centros de Argentina, Nicaragua, Colombia, Venezuela, Perú, Uruguay, Paraguay y Brasil.