7/23/2012

El secuestro de Osvaldo Sivak es un delito de lesa humanidad

La Cámara Federal confirmó que el primer rapto del empresario se enmarcó en los crímenes de la dictadura. El hecho ocurrió en agosto de 1979, y el ejecutivo fue liberado. Volvió a ser secuestrado en 1985, cuando fue asesinado.
 
La Cámara Federal confirmó que el primer secuestro del asesinado empresario Osvaldo Sivak, ocurrido en 1979, configura un delito de lesa humanidad y fijó para un ex policía acusado por ese hecho una condena de diez años de cárcel.
Fuentes judiciales informaron que la Sala I del Tribunal determinó que el hecho es de lesa humanidad, e impuso en diez años la condena para el ex policía federal Ricardo Taddei.
Sivak estuvo secuestrado entre el 7 y el 9 de agosto de 1979, y en ese lapso permaneció cautivo en la casa de Taddei, en la localidad bonaerense de Remedios de Escalada.
Los camaristas recordaron que el hecho “se produjo durante el ataque sistemático contra la población civil instaurado en el aparato de poder erigido por la dictadura como política de Estado”.
 
Secuestro frustrado
Por la liberación de Sivak, los secuestradores habían pedido unos 2 millones de pesos, pero el cobro del rescate se frustró y el empresario fue liberado en esa ocasión.
En esa causa también están acusados Rafael López Fader, José Ahmed y Alfredo Vidal.
En la resolución, los camaristas dan cuenta que la banda “estuvo destinada a ejecutar secuestros extorsivos de empresarios y financistas de la época orientados a obtener dinero para aplicar a la llamada lucha contra la subversión y/o en beneficio de sus integrantes”.
“La situación de indefensión de Sivak es idéntica a la de toda víctima del aparato represivo estatal implementado por la dictadura”, sostuvieron los camaristas, al determinar que el caso debe encuadrarse en un hecho de lesa humanidad y en consecuencia, imprescriptible.
 
Inculpados
Los subcomisarios José Ahmed y Alfredo Vidal fueron detenidos en Almagro, donde se estaba por dejar el dinero del rescate. Se sospechó que integraban una banda de comisarios que incluía a Taddei y al ex capitán Rafael López Fader, pero la causa fue cerrada.
En julio de 1985, Sivak fue nuevamente secuestrado por una banda de policías y militares y, luego de dos semanas de cautiverio en un sótano de Monte Chingolo, fue asesinado de un balazo en la nuca tras el pago de un rescate de 1 millón 100 mil dólares.
En 2000 el juez Gabriel Cavallo condenó a López Fader, en tanto Taddei se había ido del país en 1985 y nada se supo de él hasta que fue atrapado en 2007 en España.