1/29/2015

El imputado Milani aún conserva las esperanzas de evitar una indagatoria sobre la desaparición de Ledo.

El planteo contra un legajo frena la citación de Milani
La defensa del militar cuestionó los papeles con el argumento de que son fotocopias de originales nunca recobrados Bejas ha de resolver si excluye el sumario que había confeccionado el jefe del Ejército

IMPUTADO. Milani aún conserva las esperanzas de evitar una indagatoria sobre la desaparición de Ledo. LA GACETA / FOTO DE DIEGO ARÁOZ (ARCHIVO)

La desestimación de la recusación interpuesta contra el fiscal Carlos Brito por la defensa de los imputados César Milani, actual jefe del Ejército ascendido por este Gobierno, y Esteban Sanguinetti, ex capitán, no implica por sí sola que el primer acusado será indagado sobre la desaparición del soldado Alberto Ledo, como pidió Brito el 22 de diciembre. Antes, el juez federal N°1, Daniel Bejas, ha de resolver si excluye o no la prueba que fundamenta el dictamen favorable a la citación de Milani: el legajo de deserción de Ledo que aquel confeccionó en su carácter de subteniente y que, según el titular de la Fiscalía Federal N°1, falsificó para encubrir el crimen del conscripto.

Siete días antes de solicitar el apartamiento del fiscal por “temor de falta de objetividad”, “falta de objetividad confirmada” y “enemistad manifiesta”, Adolfo Bertini, defensor oficial de Milani, se presentó ante Bejas y planteó la exclusión probatoria del sumario administrativo-militar. El abogado esgrimió que una copia no podía sustentar la acusación contra su pupilo. También alegó que Brito no había extremado los medios para obtener el documento original o para probar la autenticidad de la reproducción. Luego, Bertini repitió ese argumento (la pretensión del fiscal de basar su dictamen en una prueba controvertida) para articular la recusación por “temor de falta de objetividad”.

Al contestar este planteo, Brito dijo que las copias estaban certificadas por la autoridad competente, el mayor José Baltazar Sandaza. Y añadió que Bertini había consentido ese instrumento al ofrecer como testigo experto al letrado Walter Faneco: “así, en la audiencia testimonial del 3 de julio de 2014, Faneco, quien se presentó sólo como abogado aunque luego reconoció que era coronel auditor del Ejército Argentino, y, por ende, subordinado al teniente general Milani, explicó la normativa militar vigente cuando se sustanció la técnicamente denominada ‘información’, que estuvo a cargo del entonces subteniente Milani. Seguidamente se refirió, teniendo a la vista el legajo de deserción de Ledo, tal y como lo había requerido Bertini, presente en la audiencia, a las demoras que se habrían producido en la confección de la ‘información’ y manifestó que eran atribuibles a la orden impartida por el entonces capitán Sanguinetti”.

En la resolución notificada este lunes a las partes, Bejas rechazó las causales invocadas para provocar la inhibición de Brito, pero se abstuvo expresamente de emitir juicio sobre el legajo o prejuzgar. “Al basarse los planteos de recusación analizados en cuestiones de fondo que deberán en su caso ser oportunamente consideradas y resueltas por este magistrado al momento de examinar los planteos de exclusión probatoria y de nulidad del requerimiento de instrucción, no corresponde merituación alguna ya que cualquier mención al respecto supondría adelantar una opinión”, dijo el magistrado.

Si acoge la pretensión de Milani y excluye la prueba, la citación del militar quedará sin sustento. En esas condiciones, sería muy difícil que prospere el pedido para que sea indagado, acto previo a la definición de la situación procesal del acusado. En cambio, si Bejas confirma que el legajo vale a los efectos de la investigación iniciada en 2007, entonces aumentarán las posibilidades de que Milani sea llamado a dar su versión sobre los hechos que le endilga Brito.

Más allá de estas especulaciones, tanto la resolución que rechazó la recusación del fiscal como la eventual decisión sobre el legajo son pasibles de revisión ante los tribunales superiores. Ello implica que posiblemente no haya novedades sobre la indagatoria en el corto plazo. En otros casos con impacto institucional, el trámite de los recursos ante la Cámara Federal de Apelaciones de Tucumán se extendió durante un semestre o más
.