3/14/2012

La Corte ratifica a organismos de derechos humanos como querellantes

La Corte Suprema de Justicia de la Nación ratificó que las asociaciones y fundaciones cuyo objetivo se vincule directamente con los derechos humamos pueden ser querellantes en causas abiertas por delitos de lesa humanidad contra represores, al resolver en el marco de una de las causas penales que involucran a Jorge "Tigre" Acosta.

El detenido represor de la Marina había objetado el rol de distintos organismos y obtenido una sentencia a su favor de la Cámara Nacional de Casación Penal, desde donde se había declarado la nulidad de una sentencia en su contra y ordenado volver a dictar un fallo tras revisar la legitimidad de los organimos como querellantes.

Contra esta decisión, se presentó recurso extraordinario ante la Corte que ahora consideró "inoficioso" pronunciarse sobre el tema debido a que la sanción de la ley 26550 introdujo el artículo 82 bis al Código Penal.

Esta norma "faculta a las asociaciones o fundaciones registradas conforme a la ley, a constituirse en parte querellante en procesos en los que se investiguen crímenes de lesa humanidad o graves violaciones a los derechos humanos, siempre que su objetivo estatutario se vincule directamente con la defensa de los derechos que se consideran lesionados", recordó el fallo.

Ante ello se torna "inoficioso un pronunciamiento de esta Corte sobre los agravios que fundamentaron los recursos extraordinarios".

El fallo abarca a las asociacinones querellantes Liga Argentina por los Derechos del Hombre; Madres de Plaza de Mayo línea fundadora; Asociación de Ex Detenidos y Desaparecidos; Movimiento Ecuménico por los Derechos del Hombre; Comité de Acción Jurídica, Fundación Investigación y Defensa Legal Argentina; Abuelas de Plaza de Mayo y Centro de Estudios Legales y Sociales.

Paralelamente, el máximo tribunal rechazó un recurso extraordinario de queja presentado por el represor y avaló la presencia de las querellas en el actual juicio oral en su contra por robo de bebés en la dictadura que está por llegar a su fin en el Tribunal Oral Federal 6.